(Disculpandome por los horrores gramaticales propios de un aprendiz de escribidor)

miércoles, 8 de octubre de 2008

Días de furia

El ámbito nacional se encuentra alborotado, y con creces; los escandalosos audios revelados el pasado domingo en programa de televisión han mostrado la inmoralidad de ciertos personajes enquistados en el entorno del presidente, aunque García desde el día anterior al destape menciona la necesidad de eliminar las "ratas" que puedan cometer corrupción (¿?), este asunto le golpea de manera directa en el rostro. Un antiguo militante del partido de gobierno, expulsado del mismo por actos de corrupción en el anterior periodo gubernamental estuvo frecuentando el entorno del ejecutivo, manteniendo reuniones, gestando negocios, presentando inversionistas internacionales y, lo peor, tramando con funcionarios de empresas estatales sucios manejos para favorecer a sus allegados. Circula en las mas altas esferas del ejecutivo como "Pedro en su casa" cena y concreta reuniones con el premier, asiste a ceremonias oficiales y se codea con congresistas; su oscuro pasado le impide figurar, por eso consigue incluir en la lista al parlamento a su hija, por su cercanía al poder del partido la ubica en número preferencial de la lista de candidatos y así ella logra un curul en el congreso. A pesar de haber sido expulsado y ser un elemento conocido por recurrentes actos de corrupción el partido acepta su reingreso, con esa ventaja mas el apoyo de su ahora resignada y atribulada hija realiza sus ilícitos negocios, lo hace frente a sus compañeros de ideología con total desparpajo y libertad.

La crisis internacional se agrava, a pesar del rescate financiero aprobado por el congreso de USA, las bolsas en todo el mundo siguen cayendo, ahora el problema está en Europa; Alemania e Inglaterra han debido salvar entidades financieras de envergadura inyectando capital y nacionalizando entidades respectivamente, la inestabilidad bursátil es total y no existe el liderazgo necesario para reorientar o revertir este descalabro, las perdidas superan el billón y medio de dólares, llegan hasta nuestro país afectando directamente a las AFP´s nacionales como al mercado inmobiliario, hay mucha incertidumbre sobre lo que vendrá en el futuro inmediato, por el tenor de las noticias que invaden los medios de comunicación de todo el mundo parece que recién empieza lo que será la mayor crisis de los últimos cien años.

Los dos temas tratados afectan también el entorno familiar, posibles negocios de orden inmobiliario son inminentes pero tanta incertidumbre dificulta tomar decisiones, el temor de un derrumbe financiero que afecte nuestro país no permite decidir cual es el mejor camino; el dolar y las propiedades siguen aumentando su valor mientras en la construcción y exportaciones empiezan a aparecer los primeros síntomas de recesión; vender o esperar; pedir mas o mantener precios; construir o reinvertir; en que moneda guardar. Muchas veces en etapas como la que vivimos se puede incrementar en demasía el activo personal o perder cifras que siempre se recordarán con remordimiento.

* Clickear aquí para conocer significado del tercer gráfico (crisis en japones)

3 comentarios:

SUSANA dijo...

Puedo advertir que en todos lados "se cuecen habas", se parece mucho a las situaciones que vivimos a diario en Argentina.

Saludos Carlos!

RBC dijo...

Si pues, esta crisis ya se avisora como un verdadero crack mundial. Hasta gente que se suicida en los casos extremos e inmanejables de quiebras financieras...lo peor es la quiebra del espíritu, esa es la que no debemos permitir se instale.

Carlos dijo...

Susana, el Apra tiene antecedentes de sucios manejos que a muchos hizo dudar al momento de las elecciones, hoy solo confirmamos lo especulado en ese momento, lo mas escandaloso es que los corruptos se desenvolvian en medio de las mas altas esferas del gobierno; hay un refrán que dice:
"Dime con quien andas y te diré quien eres"

rbc: Serenidad, cautela y percepción son tan importantes como audacia y certidumbre para ejecutar decisiones que puedan afectar el patrimonio familiar