(Disculpandome por los horrores gramaticales propios de un aprendiz de escribidor)

viernes, 1 de mayo de 2009

Somos dioses, somos nada

Alerta 3 es decretada por la OMS; al siguiente día ya estamos en nivel 4; para mantener el ritmo en el nuevo amanecer la entidad internacional encargada de resguardar la salud del planeta agrega que el nuevo índice es 5, nos encontramos a solo un dígito del mayor valor en la escala de gravedad en pandemias. La gripe porcina ahora denominada AH1N1 aparece en tierras mexicanas durante el mes de Marzo y se dispersa a nivel mundial a mediados de abril, nos invade con una rapidez inusitada, propia de la globalización que rige nuestros días; los hijos de Jorge Negrete y Pancho villa se ven obligados a cerrar escuelas, restaurantes y pequeños negocios que expenden comida en las calles, clausuran espectáculos y pierden millones de dólares cada día por la ausencia de turistas, países vecinos (incluso el nuestro) les cierra puertas y vetan los vuelos procedentes de su geografía, un válido temor se apodera de la mayoría de personas en el mundo.

Mas allá de las ridículas y consecutivas patinadas de las autoridades locales existen varias preguntas que rondan mi mente, ¿Si la OMS califica de suma gravedad este asunto porque el laboratorio(s) que tienen las patentes del antiviral requerido no lo comparte?; ¿Es que la política neo liberal tiene preferencia sobre la salud mundial?; ¿Porque la tendencia de progresión en los contagios se redujo de manera drástica?; ¿No habrán motivos subalternos para inquietar o asustar la población de todo el mundo?

Un día somos dioses, dueños del planeta, raza dominante o hasta conquistadores del cosmos sin embargo en menos de siete días la maquinaria periodística en todo el mundo confirma nuestra fragilidad, nos abruma y reduce a la nada, a una poquedad alarmante (unos por determinación o interés propio mientras otros solo repiten por remedo), se llega al extremo de paralizar un país y enclaustrar a sus habitantes en cada hogar, al final de cuentas somos dependientes de una entidad privada que es la única proveedora del remedio que puede salvar nuestras vidas. Esto huele mal, sabe a "chicharrón" y, espero tener razón, no equivocarme.


4 comentarios:

RBC dijo...

Dice y se desdice el ministro y realmente queda mal parado y lo peor que crea la desconfianza en la gente (justificada por cierto).

Pero más allá de estos hechos que no nos son extraños por cierto (lamentablemente), creo que las medidas preventivas siempre serán necesarias, "más vale prevenir que lamentar"

Saludoss y a cuidarse

Carlos dijo...

RBC, cuando las autoridades responsables cometen un desliz deben rectificarse de manera concisa, seguir disimulando su incapacidad o error solo empeora la circunstancia. Como dices, en situaciones como la que ocupa este envio es mejor tomar las precauciones necesarias.

Saludos.

NoSurrender dijo...

supongo que somos demasiado frágiles como especie. Que cualquier mutación de un virus puede acabar con la humanidad a gran velocidad, gracias a la globalización y los vuelos comerciales. Algún día puede pasar. Puede que ahora no, pero algún día puede que sí. Y no valdrá de nada que suba la cotización de las acciones de una compañía u otra.

Disfrutemos mientras!

Carlos dijo...

Frágiles e indefensos, las nuevas mutaciones aparecen cada vez con mayor rapidez, como bien dice Dr Lagarto en cualquier momento podriamos encontrarnos en una situación irreversible, esperemos que nunca suceda pero mientras tanto hagamos lo que sugiere, disfrutemos la vida