(Disculpandome por los horrores gramaticales propios de un aprendiz de escribidor)

miércoles, 28 de abril de 2010

Los huecos de Ramiro

A diario acostumbro trasladarme por la Prialé, mi domicilio en Santa Clara hace que esta vía sea un paso forzoso, y refiero obligatorio ante la necesidad de evitar el transito por la carretera central, antigua via que incluye en el recorrido a mi destino cuatro despreciables "nudos" originados por caos vehicular, Santa Anita, Ceres, Vitarte y Huachipa fácilmente significan una hora perdida, medio galón de gasolina consumido, algunos nervios crispados además de la potencial y latente posibilidad de ser víctima de un hurto al paso, robo agravado o sabe Dios que peor circunstancia, en cualquiera de estos puntos mencionados puede suceder.

Quienes recorremos la Ramiro Priale, vía alterna de supuesta alta velocidad, cada vez debemos sortear los mismos huecos, enormes y ancestrales orificios que por su antiguedad ya merecen un reconocimiento especial de talleres especializados en suspensión o almacenes de ventas de llantas; requerimos evitar imprudentes para no llamar imbéciles "jaladores" de clientes que utilizan el carril derecho para llamar la atención de sus ocasionales clientes, un sin numero de lavaderos informales de autos se han asentado al borde de la pista a vista y paciencia de las autoridades; necesitamos mantener una especial atención no solo sobre la vía sino también hacia ambos lados, las propiedades al borde de la carretera hacen ingresos particulares, clandestinos y sin señalización, camiones, carretas y hasta maquinaria pesada invade y obstruye la pista en cualquier momento, por supuesto, también hay salidas o curvas en U hechas por la autoridad competente sin accesos o señalización apropiada. Estas solo son algunas de las deficiencias mencionadas, podriamos agregar pesados camiones que usan el carril rápido y van a paso de tortuga, atoros descomunales e interminables en el acceso hacia Huachipa, desmonte que en forma criminal dejan volquetes sobre la pista o hasta transporte público no autorizado. Existen mas "perlas" , como no, pero lo dejamos ahí como refiere Bayly.

Cada noche en la vía hacia Huachipa, después del peaje y antes del puente sobre el Rimac, los incautos que no usan de manera regular esta ruta pagan el precio del novato, siempre hay no menos de tres o cuatro vehículos detenidos cambiando llantas, todos ellos son víctimas de cuatro secuenciales huecos, profundos y estrategicamente ubicados en la parte del cerro cortado, dos antes de llegar y los otros en la zona mas oscura, para no fallar, es una evidente muestra de desidia o peor aún, de la perversa actitud del ente encargado (Ministerio de Transporte y/o Concejo provincial).

Que hacen las autoridades, el alcalde provincial (cuando no Castañeda) evade "olímpicamente" su responsabilidad aduciendo que no le corresponde, eso si, cobra peaje y las papeletas que ahí se emiten; el Ministerio de Transporte (otro cuando no para Cornejo) no se inmuta ante las perdidas que sufren los ciudadanos que transitan por ahí, no dice ni pio, tampoco le interesa, esta ocupado en asuntos de mayor envergadura o mejor rentabilidad (personal). Y pensar que uno es el ideal candidato a la presidencia de país signado por la prensa y el otro un alfil, el particular delfín del presidente García.


3 comentarios:

RBC dijo...

Carlos, esos huecos tendrían mucho que contar...imagino que es la desidia propia de muchas autoridades que solo ven aquello que les conviene en la inmediatez de algo.
Igual, hay que seguirlos "jorobando" por todo lado.

Saludoss

Carlos dijo...

Pobre gente la que soporta (mos) la ineficiencia o perversidad de las autoridades.

RBC, ud madruga??

Saludos.

RBC dijo...

A veces si, a veces no :)