(Disculpandome por los horrores gramaticales propios de un aprendiz de escribidor)

martes, 24 de junio de 2008

Justicia divina

En estos días se han dado pasos importantes en dos asuntos que ocuparon por varios años buena parte de mi tiempo pero con mayor énfasis perturbaron la escasa serenidad que me va quedando; después de seis años, si lector seis años, se logra culminar un trámite seguido ante Registros Públicos de la ciudad de Lima, observaciones, rechazos o aclaraciones hacían regresar a fojas cero la gestión de inscripción de una propiedad o en el mejor de los casos ponían los avances logrados en franco letargo. Hasta en cuatro oportunidades se debió reiniciar todo lo hecho, cada vez se tuvo que actualizar las gestiones municipales para reconstruir los documentos con las nuevas exigencias de Registros. Significaba lidiar con la (corrupta) burocracia de estas instituciones; regresar y regresar, una y otra vez, en vano o simplemente para ser ignorados o postergados sin razón; la mecida en todo su esplendor. Imaginen las perdidas de tiempo, aniquilación de proyectos alternos, desasosiego o desolación; los conflictos provocados dentro del ámbito familiar; gastos no programados y hasta afecciones de salud, fue un suplicio que felizmente está terminando. Para conocimiento de muchos que no entienden con claridad, podriamos decir que en este país la coima está institucionalizada, quienes no acatamos sus exigencias debemos someternos a su rigor.

La otra cuestión que alteró mi ecuanimidad, y lo digo en pasado ya que en forma coincidental este proceso también se definió esta semana, es la autorización para devolver pagos indebidos hechos a Essalud, les comento, de manera unilateral el Seguro Social de Perú rescindió un contrato familiar de atención médica, lo hizo a fines del año 2005, de un momento a otro y sin considerar que el referido convenio tenía carácter de ilimitado. Sin conocimiento del hecho seguí pagando por dieciocho meses más, recién en ese momento tuve necesidad de solicitar un servicio de emergencia médica que nos llevó a un hospital, ahí nos informaron sobre nuestra desafiliación; debí esperar un año para recoger el dinero pagado de mas.

Cuando empezó este año me fije el firme propósito de corregir algunos dislates personales que me acompañan por bastante tiempo, ya parecían ser parte de mi. En forma paralela y por determinación personal estoy rezando, nunca he sido o cumplido a cabalidad mi condición de católico, mas bien una tendencia agnóstica me rodea pero la creciente angustia que cargo sobre las espaldas por los problemas referidos junto a una persistente desilusión por tropiezos personales me empujaron a rezar.

No es la primera vez que por convicción personal dejo algún vicio o costumbre que pueda dañarme, lo hago sin necesidad de apoyo externo o ayuda profesional, me lo propongo, fijo una meta y generalmente la cumplo, así deje en su momento el tabaco, alcohol y otras escabrosas costumbres, se sobre entiende que en forma eventual puedo fumar un cigarrillo o beber un trago en alguna reunión. Este año me propuse resolver mis problemas con ayuda divina y promesas celestiales, por lo visto me escucharon ya que la tendencia fatalista se revierte y el futuro se empieza a ver promisorio, ¿Creen uds que recibí ese apoyo del creador?

4 comentarios:

NoSurrender dijo...

Algo sigo de la situación política administrativa de Perú, por cuestiones relacionadas con mi trabajo. Y, cuando comparamos la situación social y económica hoy en día, desde Europa, vemos que Perú está avanzando más que otros países latinoamericanos. Desde aquí, se ven muy lejos ya los tiempos de Fujimori y Montesinos en cuanto a corrupción e inestabilidad económica . Se percibe más confianza, y esto es bueno, supongo.

Perú parece que mejora. Y más por los peruanos que por intervenciones divinas de ningún tipo, pienso.

Salud!

Carlos dijo...

Sr. Lagarto, su vena irónica es tan letal como la humorística que aflora de cuando en vez por su Blog, es verdad la situación esta mejor y sigue mejorando pero ahora somos fieles seguidores, miembros y protagonistas de esta corriente mundial irreversible, el neo liberalismo, con la cual no comulgo pero debo aceptar si quiero sobrevivir.

Saludos.

Ursula dijo...

A veces uno acude a Dios cuando no hay otra salida. Pero Dios siempre nos escucha y nos da paz.

Enhorabuena por el abandono de tus vicios y de todo corazón espero que tus problemas se vayan solucionando.

Saludos

Carlos dijo...

El instinto maternal crece con mayor intensidad cada día, saludos Úrsula y gracias por la visita.