(Disculpandome por los horrores gramaticales propios de un aprendiz de escribidor)

viernes, 27 de junio de 2008

Tras cuernos, palos

Después de la humillante derrota de la selección nacional ante Uruguay todo sigue igual, han pasado mas de quince días y solo se escuchó al dirigente Juvenal Silva (presidente de la comisión Sudafrica 2010) que hizo conocer su irrevocable renuncia; no expresó nada mas, de esa manera "saco cuerpo" dejando al resto de miembros de la directiva toda la responsabilidad, estos señores; el DT; el presidente de la Federación de fútbol y los jugadores han guardado el mas absoluto silencio sobre lo sucedido en Uruguay, los resultados obtenidos hasta hoy; el rendimiento del equipo, las acciones que se tomarán para buscar soluciones o corregir las fallas existentes. Su estrategia es la de enfriar el tema para luego seguir como si nada hubiera pasado, no es la primera vez que lo hacen ni será la última (con el asunto del hotel Inka Golf hicieron igual), claro si todo sigue como están las cosas.

La semana pasada se reiniciaron los partidos de la primera división, los estadios recibieron una aceptable cantidad de aficionados, sobre todo donde participaron los equipos grandes, la posibilidad del Club Universitario de asegurar el campeonato vigente atrajo muchos simpatizantes a sus partidos, pero como suele suceder, la violencia aparecio de manera brutal, en una reyerta entre barristas de diferentes equipos salieron a relucir revolveres y disparos a quemarropa, sin ninguna consideración con los transeuntes que pasaban junto a ellos o los vecinos de la zona se enfrascaron en una balacera en la calle que terminó con un barrista muerto y siete mas heridos de bala, lo peor es que fue delante de una dotación de policias que escoltaba a uno de estos grupos; se supone que lo hacían precisamente para evitar estos enfrentamientos.

Una vez mas la mano de los dirigentes está tras este problema, entradas regaladas a individuos con características propias de delincuentes y no de simpatizantes son los que generalmente provocan estos hechos. La policía piensa suspender el clásico que debe jugarse este domingo, la inseguridad existente y las altas probabilidades que puedan suceder hechos fatales como el reciente justifica plenamente su inquietud. Estos mismos dirigentes que facilitan entradas a ese lumpen ahora ponen cara de "angelitos", dan entrevistas a la prensa y piden calma, se esmeran en demostrar su rechazo por lo sucedido y dicen que la responsabilidad que se realice o no el partido del domingo corresponde a las fuerzas del orden. Tremendos farsantes, son quienes incentivan enfrentamientos con sus acciones pero también son los primeros en esconder la cara o negar cualquier responsabilidad.

2 comentarios:

César Ignacio, LÍDER DE LA PARTIDA dijo...

Estimado Carlos:

Es un agrado leer su blog y asimilar las buenas ideas que tiene.

Sólo quería dejar una nota sobre el escrito presente suyo y aludiendo al asesinato de un hincha en las calles de San Martín de Porres, diciendo:

No fue una trifulca entre hinchas. Fue un acto de asesinato premditado, planeado por los sicarios de la Policía Nacional del Perú. Se acercaron dos efectivos vestidos de civil, sigilosamente y montados en una motocicleta, cuando túvieron de frente a los barristas, dispararon a quemarropa sin miramientos. Luego huyeron como es costumbre entre cobardes de la Policía Nacional del Perú.

Usted se preguntará, ¿por qué harían algo así los policías? Bueno pues, las respuestas se resumen en una sola: ALGO GRANDE ESTÁN TRAMANDO PARA CONFUNDIR LA OPINIÓN PÚBLICA. Todo el caos posible que antepongan, esta bien para ellos.

NO LO OLVIDE NUNCA: ALGO TRAMAN DE ACÁ EN ADELANTE.

Un gran saludo.

César Ignacio.

Carlos dijo...

Sus lineas proclaman una denuncia que me cuesta creer pero no descarto, hoy mismo escuche algo parecido, como reza el dicho

"cuando suena el río, piedras trae"

Anhelo se equivoque pero trataré de averiguar en detalle.
Saludos.