(Disculpandome por los horrores gramaticales propios de un aprendiz de escribidor)

miércoles, 22 de octubre de 2008

El mundo al revés

En las últimas semanas intento eludir o sortear temas escabrosos, dejar de incluir en este blog las bajezas o taras de nuestra cotidiana urbanidad, desligarme de la podredumbre que aflora cada día a manos de nuestras autoridades y/o de la misma sociedad, prefiero mirar de reojo, dejar pasar o desatender asuntos que solo denigran o embrutecen al ser humano, en el peor de los casos lo incluyo con ligereza en la sección de Glosa breve (a la izquierda). Muchos de estos hechos tienen la apariencia de evolución social o nuevos métodos para sustentar derechos comunales sin considerar que de manera implícita se vulneran los privilegios del resto de la colectividad. Aunque parezca increíble muchos avalan o lo aprecian como síntoma de transformación o desarrollo, la realidad es que reflejan una evidente y precipitada decadencia, una triste verdad que encima incluye la necesaria modificación de valores morales, el retroceso de principios éticos o el trastoque de derechos y deberes de cada sujeto, tanto consigo mismo como frente a su entorno social. La "andanada" de hechos que han salido a la luz en estos días, que sucedieron en nuestra ciudad capital me incitan u obligan, me exigen desfogar un tanto la ira o cólera contenida y lo hago detallando mi humilde pero sincero punto de vista.

La decadencia del individuo, su pérdida de valor como persona aparece y se desarrolla por las enormes diferencias que existen entre sectores sociales, la condenable y desigual distribución de riqueza y la creciente incultura de nuestro pueblo entre varias otras razones. Desde mediados del siglo pasado cuando la música (Rock) empieza a mostrar los primeros indicios de globalización sucesivos gobiernos (todos) en nuestra patria no solo ignoran las causas expuestas sino estimulan de manera imprudente su consolidación, por convicción o ignorancia nuestros líderes políticos buscaron el beneficio personal sobre el de la nación mientras importantes grupos empresariales abusaron con malas artes, fueron apoyados por pusilánimes pensadores o intelectuales que dieron la espalda a su conciencia, desconectados de la realidad ayudaron a profundizar los cambios que ahora soportamos. Ya empezamos a pagar las consecuencias de esos actos, el país esta convulsionado y las masas actúan sin medida exigiendo derechos que en el curso de los años les fueron arrebatados, el pronóstico de un futuro mejor se desvanece y mas bien es impredecible saber hasta donde llegaremos o mejor dicho cuanto perderemos. Aun cuando tengo la certeza que algunos de los lectores puedan evaluar mis lineas como exageradas o inconsistentes me reafirmo en ellas en base a la experiencia de vida, lo que he visto y sentido en los últimos 60 años.

Un escandalete originado por escabrosos audios se tumba al gabinete en pleno; un familiar directo de uno de los inculpados se presenta al congreso (Romulito), exige sesión privada(¿?) y en ella "pontifica" respecto al pariente denunciado, lo victimiza frente a la justicia y sostiene recibir amenazas de muerte contra la familia, por último alude a su extrema familiaridad con connotados lideres nacionales(¿?). El alcalde provincial se presenta al congreso para sustentar los exorbitantes incrementos (hasta 500%) de sus presupuestos viales, se burla de los congresistas sin atender el asunto de fondo, responde a su antojo y orondo sale a lucirse como dueño de la verdad, la suya. Atropellan a dos niños en la Carretera central y una turba ataca ferozmente a la policia que acude para atender la ocurrencia, exigen la presencia de un fiscal a quien también agreden en cuanto llega, al día siguiente (hoy temprano) toman la carretera, destruyen el pavimento y exigen puentes peatonales o semáforos; en entrevista televisiva el alcalde de la ciudad (ese mismo de arriba) se enfrenta al vice ministro de transporte, cada uno busca desligar la responsabilidad de su entidad, aquí los muertos no interesan, prevalece la carrera política sobre la vida de terceros, al final el burgomaestre intenta sacar réditos políticos y anuncia la semaforización de la zona. El flamante Premier corrije y rectifica públicamente a su ministro del Interior, al día siguiente (ayer) habla exactamente al revés, sustenta los actos de su ministro y ahora desacredita a quien defendió primero. La prensa televisiva, escrita y de ondas radiales incitan al desorden, opinan en contra la ley, justifican el desacato de la población y exigen las correcciones necesarias como si fueran autoridad, lo hacen sin atender o respetar las leyes vigentes ni los derechos de terceros, del resto de la población.

Estas son algunas perlas de la turbulencia diaria, lo que nos tocó vivir estos días en la capital; a nivel nacional ahora existen mas de doscientos conflictos, muchos de ellos como los descritos y otros más con igual o mayor relevancia que los detallados (Sicuani, Chimbote,etc).

8 comentarios:

SUSANA dijo...

Por momentos la realidad es agobiante y nos supera. Quizás Carlos en estos momentos, como nunca antes en la historia, se convierte en un arte de supervivencia, la cuidadosa elección del material informativo.

Aquello que escapa de nuestra voluntad, es un peso pesado para el espíritu de un solo hombre.

Un abrazo!

Carlos dijo...

Susana, el problema está con nuestros jóvenes, principalmente reciben información que podemos definir como basura, sin la debida experiencia crecen bajo parametros errados o tergivesados.

Muy buena tu reflexión final

Saludos.

markin dijo...

Y no debe hallarse consuelo en decir que eso vive en muchos otros países.

"NO hay peor ciego, que aquel que no quiere ver"

En la disntacia, me informo de algunas cosas, y con tu texto enlazo mi sensación a la tuya.

Nada malo hay en expresar, eso que otros se placen esquivar.

Al menos, aquí, se oyen ladrar los perros. Avanzamos, aunque el peso del retroceso sea grande.

Chau.

Carlos dijo...

Markin, desde esta pequeña tribuna intentamos transmitir nuestro punto de vista, conocer que sirve para enriquecer ideas impulsa a insistir.

Saludos.

RBC dijo...

Luego de esta andanada de hechos que nos permiten cuestionar hasta dónde la condición humana es capaz de llegar cuando no hay valores ni ética y menos moral para justificar tanta inmoralidad.
Lo que corona esto es el tema de Magaly Medina, con sus adeptos y contrarios.

Veremos que sigue, porque lo que sí en nuestro país, nadie se aburre :)
Saludoss

Carlos dijo...

Muchas veces debemos asumir una posición humorística para poder sobrellevar tanta inmundicia, saludos rbc.

Jenelvi dijo...

no olvidemos que EL APRA SIEMPRE ES Y SIEMPRE SERÁ EL APRA .

Carlos dijo...

Jenelvi, es una verdad que lamentablemente NO dejamos de confirmar; los comentarios de "Romulito" en el congreso diciendo que los apristas son una tribu los pinta de cuerpo entero.

Saludos.