(Disculpandome por los horrores gramaticales propios de un aprendiz de escribidor)

martes, 9 de diciembre de 2008

Be happy, be good

El pasado domingo se pudo apreciar un aspecto personal pocas veces expuesto del periodista Cesar Hildebrandt, el programa político "El perro del hortelano" que dirige y conduce por el canal 11 de Tv abierta tiene su sello particular, se caracteriza por una continua sucesión de denuncias, destapes o injusticias que suceden en nuestro país y que ningún otro medio difunde o atiende; flagrantes deficiencias del sistema, recurrentes casos de corrupción, malos manejos del tesoro público, reales evidencias de abusos de poder o la desmoralizante desigualdad que ante la ley sufren algunos compatriotas (entre otros rubros mas) se ventilan ahí con vehemente acritud y sin tapujos. Quienes mantenemos cierta lealtad con su programa de televisión fuimos testigos de la singular emisión, la apertura presentando el íntimo esfuerzo del periodista deportivo "Micky" Rospigliosi en su lucha contra un cáncer de colon y luego la entrevista a la estudiante Ornela Chavez Inagaki por su campaña Salvemos a Jacinto demostraron un espíritu renovado en el periodista.

Alan García hoy se despacha discurso de corte patriarcal en la inauguración de la nueva cárcel de mujeres Tarapacá en Chorrillos, en el curso de su disertación comentó sobre casos que está revisando para evaluar probables indultos, detalló respecto a varios de ellos explicando el conflicto personal que tiene al vincular su función de mandatario versus el ángulo paternal que imprime en cada situación, se explayó en el tema cargando el recinto con un halo de bonhominia, de amor hacia el prójimo o solidaridad con el desvalido.

Queda claro que las fiestas de fin de año decididamente influyen, suavizan y empujan a mirar las cosas con ojos de reconciliación, de buena fe o con altruismo, hasta los duros o estrictos se reblandecen o ablandan, espíritu navideño le llaman.




9 comentarios:

NoSurrender dijo...

Supongo que, entre los mandatarios, el espíritu navideño se confunde con el cálculo político. LO cual no es malo, si les hace humanizarse un poco más.

Salud!

Carlos dijo...

Lagarto, definitivamente y no solo con los mandatarios, en la mayoría de ambitos "florece" el sentimiento de reconciliación, de borrón y cuenta nueva; en el caso específico de García habría que ser cautos, una famosa frase de él es "solo los incautos pueden creer en los políticos".

Saludos navideños.

SUSANA dijo...

Un colega, siempre afirmaba que por estas fechas, las "gentes se vuelven misteriosamente buenas", una especie de paréntesis, para algunos.

Y parece que se cumple en todos lados!

Un Abrazo Carlos!

Carlos dijo...

Susana, en cada individuo (muy adentro) existen sentimientos solidarios, es el entorno con sus prejuicios y la propia siquis quienes se encargan de deshumanizarnos. Si la navidad permite aflorar lo bueno de cada quien, cuando llegara el momento de vivir en eterna navidad estaremos bastante próximos al paraiso.

Saludos.

markin dijo...

Venta de palabras, venta de afecto... y si hay cámaras cerca MEJOR.

Eso, se sabe en política.

Tengo muy en cuenta a Hildebrandt, y más, cuando se pone punzante, irónico, jocoso. Por tus letras, me doy cuenta de su vigencia.

Pena por el Gordito Micky, y gracias a ti, sé del torito Jacinto, tuve que "googlear".

Amén de todo, así sea por política, los bienes otorgados y que sea recibidos por quienes merezcan, nos otorgaa todos, una satisfacción emocional.

Aunque claro, siempre hay excepciones.


Chau,.

Carlos dijo...

Markin, La política generalmente tiene un matíz mediatico que aturde, algunas veces puede convencer y en otras resulta repugnante, hay que ser objetivos, frios y perspicaces para captar la verdadera intención del lider.

Hildebrandt y Micky junto a Jacinto son parte vigente de nuestra actualidad.

Saludos navideños.

RBC dijo...

Las bondades políticas de fin de año a veces estan cargadas de un plus calculado
Saludoss

Carlos dijo...

RBC, conociendo la "calaña" de los nuestros, mas que seguro.

Saludos.

Rocvall dijo...

A muchos nos invade el espíritu navideños y nos volvemos bonachones, nostalgicos,nos sensibilizamos con el projimo, pero nos dejamos llevar del sentido comercial ¿viste el comercial de panetones D'onofrio? me parece patético para ellos se reduce a amor,paz, compartir = panetón D'onofrio