(Disculpandome por los horrores gramaticales propios de un aprendiz de escribidor)

domingo, 7 de marzo de 2010

Amenazas

Sugestiva e inteligente respuesta de un ciudadano con alma de político ante amenazas que recibió. Llegó de rebote a mi correo, me he tomado la libertad de publicarla sin el consentimiento del autor por lo que evito incluir su nombre.


Amenazas
W...... Q...........
En 1989, terroristas del grupo castrista MRTA llamaron a mi casa y le advirtieron a mis padres que me secuestrarian si no pagaban un rescate.
Mi padre les respondio que mejor lo plagien a el, quien en ese entonces era gerente central de Petroperu y no a un imberbe que solo tenia una esposa confundida y una bebe en pañales.
El martes que paso, un suelto en un periodico de 5 reales me amenazo que si no dejaba de criticar a un candidato, me caeria una paliza.
Mi padre, que a la sazon frisa los 76 años, nuevamente me sorprendio con su sabiduria.
Me dijo que si se atrevian a levantarme la mano, tambien lo hacian a el que es hijo de un oficial del ejercito peruano vencedor de la campaña del 41 y nieto de un politico civilista que fue prefecto del Cusco y a mi madre que es hija de un hacendado sanchezcerrista y nieta de un gamonal huanuqueño.
Asimismo, me señalo que si se cruzaban conmigo lo hacian a su vez con mis tres hijos, mis tres hermanos, mis 11 tios, mis 45 primos hermanos y mis 7 cuñados trujillanos.
Luego, me recordo que si me golpeaban, simultaneamente lo hacian a mis doscientos hermanos de promocion del colegio de la Inmaculada, a sus cientos de compañeros de promocion del colegio San Agustin, Leoncio Prado y Universidad Nacional de Ingenieria y a las compañeras de promocion del colegio Maria Auxiliadora de Huanuco, Miguel Grau de Magdalena y facultad de Odontologia de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde estudio mi mama.
Despues, me recordo que si a alguien se le ocurria tocarme, chocaba con los vecinos de mi abuela quien vive en su residencia de la calle granada en Pueblo Libre desde 1960 y con nuestros vecinos de la calle rubens en San Borja donde domiciliamos desde 1970.
Finalmente, mi padre tan atento el, me hizo entender que si me agredian tambien lo hacian a mis miles de correligionarios del Partido Popular Cristiano, a los cientos de camaradas de la Universidad Catolica, a los hipicos y a los bohemios de los restaurantes Don Lucho, Queirolo del centro de Lima, Ernesto y Superba, estupendos lugares donde gozo de credito ilimitado.
Definitivamente, no fue una buena idea amenazarme.

2 comentarios:

RBC dijo...

Como tu mismo lo dices, "inteligente respuesta", porque si seguía con la lista, llegaba hasta el amenazador.

Saludoss

Carlos dijo...

Los dejó sin argumento para seguir amenazando.