(Disculpandome por los horrores gramaticales propios de un aprendiz de escribidor)

jueves, 1 de abril de 2010

Garrafal secuencia

Con frecuencia se lee o ve en medios de comunicación que muchas tragedias, accidentes o nefastos acontecimientos surgen como consecuencia de una progresión de errores, estos se acumulan en una determinada serie que tienen como final situaciones inesperadas y/o indeseadas; nunca pensé, ni siquiera presumí ser protagonista de una circunstancia como la descrita. Los últimos días de la semana que pasó fui perjudicado por un hecho con final desagradable como costoso; perdida de ecuanimidad y tranquilidad por una inusual visita junto a la ejecución de acciones regulares con marcada distracción además de apuro y un entorno familiar excitado (nada anormal) se conjugaron esta vez para repetir sucesivos errores en dos diferentes días que al final provocaron la perdida de una respetable suma de dinero en manos de delincuentes virtuales. Solo puedo agregar que debemos mantener una constante actitud de precaución ante los hechos y actos que a diario realizamos además de tomarnos el tiempo necesario cada vez que realicemos o ejecutemos alguna acción que arriesgue nuestros bienes o integridad.

4 comentarios:

RBC dijo...

Lamento lo que te ha sucedido Carlos.
En estos tiempos hay que ser extremadamente cautos en muchas acciones, cosa que a veces se nos pasa.

Jenelvi dijo...

Siempre ponerle muchas trabas al delincuente vivo como virtual.
Siento mucho lo que te pasó Carlos.
slds.

Jenelvi dijo...

Siempre ponerle muchas trabas al delincuente vivo como virtual.
Siento mucho lo que te pasó Carlos.
slds.

Carlos dijo...

Co la espectativa de recuperar a través de la gestión en el banco solo queda mirar hacia adelante repitiendose a uno mismo no distraerse.