(Disculpandome por los horrores gramaticales propios de un aprendiz de escribidor)

domingo, 16 de setiembre de 2007

Abuelo

Es una condición nueva y recién la puedo proclamar, llena de satisfacción mi devaluado ego y marca el principio de otra nueva etapa en mi vida, la de abuelo. Aunque llego un poco mas viejo que muchísimos otros flamantes abuelos alrededor del mundo (por estricta responsabilidad de mis hijos) el gozo interno e íntima satisfacción es inconmensurable, la desbordada alegría que ahora se percibe en el ámbito familiar es algo que llevaré en el recuerdo mucho tiempo.

Valeria Murillo Caillaux nació sana, bella, atendida y rodeada de amor el 14 de Setiembre a las doce horas y cincuenta minutos, alcanzó un peso de tres kilos setecientos gramos y cincuenta centímetros de largo. Su novel madre aún con rezagos de una cesárea se recupera rápidamente mientras el aún desconcertado padre compite conmigo en materia de disfrute por el feliz acontecimiento. Esta preciosa niña cuenta con sus dos padres, cuatro abuelos y tres bisabuelos , suficientes tutores para recibir con creces el cariño y amor familiar que necesita.

Cuando la vida regala estas alegrías solo queda agradecer por lo recibido y meditar como se puede devolver o compensar tanta fortuna, a pesar de los sinsabores que acompañan nuestra existencia estos momentos son inolvidables y con una proyección de futuro expectante.

No hay comentarios.: