(Disculpandome por los horrores gramaticales propios de un aprendiz de escribidor)

viernes, 14 de agosto de 2009

¿Nubes en el horizonte?

la vida es impredecible, nadie la tiene comprada ni puede saber lo que el destino le puede conceder o privar; debemos tener certeza que estas simples afirmaciones encierran una verdad indiscutible, que siempre estamos expuestos a ser protagonistas de un suceso o hecho imprevisto, una eventualidad que puede modificar o cambiar la ruta, el rumbo programado y elaborado por uno mismo.

La experiencia particular de cada sujeto, sus costumbres o filosofía de existencia por lo general guardan una marcada coherencia con su entorno social y la comunidad que acostumbra alternar; la conducta o comportamiento que ofrece en el día a día junto a las pautas del grupo social que se identifica con él (semejantes) reafirman no solo su actitud frente a la vida y consigo mismo sino que orientan su futuro hacia las metas que proyecta.

Por lo general se quiere, busca, intenta conseguir seguridad, tranquilidad, salud y compañía; crecimiento personal y bienestar económico. Es común alcanzar solo algunas de estas metas, no todas, sin embargo nos damos por satisfechos mientras seguimos intentando cumplir las pendientes.

Si cuidamos con pulcritud, de manera definida y precisa los aspectos directamente vinculados a nuestras aspiraciones la meta proyectada debe ser una real consecuencia; al revés, el descuido o displicencia personal nos acerca con mayor rapidez hacia el fracaso.

Un refrán popular dice que las desgracias llegan juntas, si cae un avión comercial esperamos que otros dos le sigan; se decía que en las trincheras de guerra un solo fósforo no debía prender tres cigarrillos, el tercer soldado siempre era eliminado por el enemigo; cuando algún allegado es portador de una enfermedad incurable por lo general se agrega otro(s) del entorno personal con similar problema. Aunque tratemos de no aceptar o creer en estos mitos urbanos cuando nos rozan, íntimamente nos sentimos involucrados y con temerosa ingenuidad evaluamos la posibilidad de terminar lastimados.

Un dolor de cabeza me persigue mas de tres semanas, la postura inicial fue de indiferencia sin embargo la continuidad del malestar y la necesidad de consumir a diario analgésicos me hizo conversar con terceros sobre el tema, presión elevada, problemas con la visión o de tipo dental aparecieron como posibles causantes. El sorpresivo e imprevisto conocimiento de una enfermedad incurable que afecta a un amigo de toda la vida junto al esperado desenlace fatal que sufrió en estos días la esposa de un primo muy cercano me remeció, me ha hecho recapitular y enfrentar de manera frontal la indisposición que ahora siento. Si acumulo o agrupo los antecedentes de mi caso concluyo que tengo el perfíl adecuado, soy un candidato potencial para ser parte del mito referido, no con la gravedad o fatalidad (espero) que a ellos les toca pero encajo para completar esta siniestra "trilogía", así que manos a la obra, acudir de inmediato al especialista para resolver cuanto antes las dudas y malestares que ahora circulan y aturden mi mente.



10 comentarios:

RBC dijo...

Carlos lo mejor es actuar antes que los pensamientos te carcoman y la incertidumbre se apodere de tu estado de ánimo. Encima cuando alrededor nuestro suceden acontecimientos penosos donde la salud esta de por medio, es que nos ponemos un tanto vulnerables porque podemos hasta asociar dolencias. Pero lo más cauto es ir al especialista si algo empezamos a sentir.
Ayer hice ello y ahora me siento mucho más tranquila.

Abrazoss

Carlos dijo...

Ya estoy en medio de analisis, electro cardiogramas, medicación preventiva y restricciones alimenticias, debo resignarme hasta que los resultados aclaren mejor el panorama, el martes es el día "D"

Saludos.

Carlos dijo...

RBC, gracias por los consejos y buenos deseos.

Saludos

RBC dijo...

De nada Carlos, llegamos a una edad en que tenemos que chequearnos, con lo cual no digo que estemos viejos.
Que el martes te sea favorable
Saludoss

Jenelvi dijo...

Hola Carlos, siempre debemos priorizar nuestra salud ya que sin ella lo demás será más difícil de obtener.
Te deseo lo mejor y espero que no sea nada de cuidado.
Saluditos.

Carlos dijo...

Hola, por lo menos se que es presión alta, los analisis van a determinar si algún problema de orden orgánico lo produce, si no quedarían razones de tipo emocional, espero con tranquilidad los resultados.

Gracias por interesarte y los buenos deseos, saludos.

SUSANA dijo...

Buenas Tardes Carlos.

Tu post, muy acertado y con muy buenos ejemplos nos confronta, indudablemente con esos temores, a veces inconfesos que todos cargamos de una u otra manera.

(Ignoraba el tema del cerillo en la trinchera, interesante)

Espero, por supuesto, que tus pruebas y análisis médicos, sólo sean aviso para cambiar algunos hábitos de vida, que por ahí no son beneficiosos.

Un abrazo!

Carlos dijo...

Susana, agradezco que los examenes realizados en estos días fueron satisfactorios, el cuerpo responde y en general mantiene parametros saludables pero también debo aceptar resignado que la presión alta es mi nuevo compañero, el indivisible socio personal que me acompañará en adelante.

Saludos y gracias por tu generosa voluntad.

RBC dijo...

Carlos, te comento que yo debuté con lo de la presión por prevensión ya que hay antecedentes familiares (padre, hermano) de padecerla. Entonces desde el 2007 todos los días tomo amlodipino de 10mg con el desayuno y ya me acostumbre "sin pena ni gloria" y me va muy bien. No hay que resignarse ante esto, más bien agradecer que existen medicamentos que nos regulan la vida :)

Abrazo

Carlos dijo...

Agradezco que los resultados en los análisis fueron alentadores y que mi salud esta Ok; debo reconocer, aceptar que el tiempo pasa, los años se acumulan y aparecen límitaciones, por ahí va mi resignación, algo egoista y hasta ingenua. Imagino que el tiempo servirá para aceptarlo como adaptarme.

Saludos y gracias.