(Disculpandome por los horrores gramaticales propios de un aprendiz de escribidor)

jueves, 16 de setiembre de 2010

Mistura 2010

Gastón Acurio
Extraordinario poder de convocatoria de Gastón Acurio, joven y notable ciudadano peruano que encarna la pujante juventud del siglo XXI, aquella que tiene la responsabilidad de continuar con el desarrollo y crecimiento de nuestro país, Acurio como presidente de la comisión encargada de organizar esta tercera feria gastronómica internacional de Lima logró aglutinar tras él a interesados empresarios; prensa audio visual y escrita; destacados cocineros de origen nativo y foraneo; numerosas entidades del estado  y una directa participación del gobierno pero sobre todo el apoyo y masiva visita de un caluroso como voraz público que abarrotó el recinto del evento todos los días programados, reunir en un mismo espacio los mejores platos y manjares que cocineros de distintas regiones ofrecieron fue una verdadera orgía gastronómica para el paladar de los miles de asistentes, al final se calcula que en los seis días mas de doscientos mil acudieron y la cifra de platos servidos supera con creces la asistencia..


Escogimos el día jueves y entrar a primera hora intentando no encontrar demasiadas personas, antes del medio ya estábamos adentro y aunque había bastante afluencia de público aún se podía transitar. recorrer, preguntar, conversar y degustar sin mayores problemas. Como en los mejores tiempos de la Feria internacional del Pacifico los stands de productores atendidos por sus mismos propietarios ofrecían verdaderas novedades, a diestra y siniestra había una generosa degustación además de  la venta de productos exhibidos a precios razonables, una magnifica primera impresión auguraba mejores sorpresas en adelante, un excelente día que recién empezaba pero que por razones particulares no podríamos aprovechar en toda su dimensión.

El ambiente era festivo y el personal de cada restaurante irradiaba esta misma sensación, con marcada alegría en sus rostros, verdaderas ganas de atender como satisfacer a los comensales explicaban las características de sus platos y hacían nuestro recorrido entretenido e ilustrativo aunque también algo complicado por la dificultad de escoger que comer. Los comentarios de los asistentes en las colas eran de marcado espíritu de confraternidad, algo que hacía mucho tiempo no sentía en la calle; sugerencias, bromas, comentarios personales o discursos resaltando el evento se repetían por todos lados.  Para el cacao y chocolates, el Pisco o la papa se armaron grandes y exclusivos espacios que le dieron  a estos insumos y productos un verdadero toque de distinción.   

Como la película de Leone no todo era bueno también hubo algo de malo y poco de feo, más por interpretación personal que otra cosa pero supongo que muchos acompañarán esta percepción. Las enormes colas que habían en los restaurantes de culto, en el chancho al palo de los huaralinos Ramirez y Warmy (sabían que Warmy aprendió la técnica en el fundo de Ramirez donde trabajaba), donde se hacían los anticuchos de la tia Grimanesa o en la pachamanca serrana restaban ánimo y exigían excesiva paciencia como mucha disposición de tiempo para llegar a la cabeza de la cola y probar las ofertas de cada uno. Para ciertos intransigentes o negativos (como alguna parte de mi ser) el apuro por cumplir con la enorme demanda que tenían ciertos kioscos como el de papa rellena y tamalitos verdes les obligaba a brindar sus productos finales sin la calidad que ellos seguramente acostumbran otorgar a sus clientes. Una sugerencia para el próximo evento, un ambiente especial donde estos pequeños comerciantes puedan organizar y preparar sus ingredientes, por ejemplo no era agradable ver la falta de infraestructura que tenían en el kiosco de saltados para cortar cebollas y tomates. 




4 comentarios:

RBC dijo...

Carlos que bueno que pudiste visitar Mixtura. Yo no y tampoco me entraron muchas ganas de hacerlo, no por falta de interés sino por aquellas colas odiosas y saber q las entradas se agotaban con mucha antelación, según los reportes noticiosos y comentarios de algunos conocidos que lo visitaron.
Si bien la gastronomía es también una forma de expresión cultural a la cual uno no se resiste, aspiro un día que veamos otro tipo de eventos de manifestación cultural con esa acogida, porque no todo entra por la boca o la nariz ji ji ji.

saludoss

PD: Carlos, ¿qué fue de todo lo que saboreaste lo que más te gusto?

Carlos José Caillaux I. dijo...

Entradas compradas con anticipación era casi un requisito para evitar las colas en la boletería de ingreso.
Aunque la lista no es tan grande puedo afirmar que lo probado supero mis espectativas, una salchicha de Huacho de la firma Kian (huachana) lo máximo; cerveza heladadita con sabores ligeramente frutados, excelente; licor de miskimuña (prima de la menta) muy bueno, todo eso es pàrte de los stands de productores, hay quesos, fruta confitada, etc etc etc. En la zona de restaurantes y kioskos papa rellena, tamalitos verdes, parrilla marina, pollo de leche, anticuchos, risotto .... ya no hay espacio en el estomago. Y falto tanto por probar.
Por lo menos se necesitan dos o tres días para cubrir solo parte de la oferta expuesta.

saludos.

RBC dijo...

Genial......entonces vale la pena. Será interesante un día probar esa cerveza con sabores frutados, no sabía de ello.
Deberíamos tener más de un estómago para dar cabida a tanta provocación gastronómica.

¿Y de precios?

Carlos José Caillaux I. dijo...

Razonable, comodo y con sustanciosa degustación gratis. Desde tres soles en kioskos (papa rellena o tamalitos verdes) hasta doce soles el plato mas elaborado, por eso habían colas (algunas pocas kilométricas). No te pierdas la próxima pero compra entradas antes, programa un día de semana y llegar temprano es mejor.

saludos.